Aumentó el precio de los campos en Córdoba



Un informe del Diario La Voz del Interior, que recoge información de la Compañía Argentina de Tierras y de Bulrich Campos, indica que el precio de la tierra ha retomado la curva ascendente sobre la que venía montada desde hace varios años. Después del freno que experimentó entre 2008 y 2009, cuando los valores se mantuvieron sin movimiento e incluso hubo caídas en algunas regiones, en el último año se verifican alzas promedio de 10 a 20 por ciento.

Eso se tradujo en subas de mil a dos mil dólares por hectárea en los establecimientos ubicados en las áreas productivas más importantes de Córdoba, según datos actualizados de la Compañía Argentina de Tierras, uno de los principales operadores nacionales en el mercado inmobiliario rural.

Eso se tradujo en subas de mil a dos mil dólares por hectárea en los establecimientos ubicados en las áreas productivas más importantes de Córdoba, según datos actualizados de la Compañía Argentina de Tierras, uno de los principales operadores nacionales en el mercado inmobiliario rural.

“Sin duda estamos en los máximos históricos. Las operaciones son mínimas, pero en algunos casos se han cerrado ventas por 16 mil y 18 mil dólares la hectárea”, señaló el vicepresidente de la firma, Eduardo Fitz Gerald.

Por su parte, en las estadísticas que maneja desde 1956 Bullrich Campos SA (otra empresa histórica del rubro), el valor promedio en la zona núcleo ya está por encima de los 12.500 dólares, por lo que quebró el techo de finales de 1970 y principios de los ‘80.

En ese lapso, el precio de la tierra en la Argentina se disparó por la incorporación de tecnología. “Desde fines de 2004 a la fecha estamos en un período de altos valores, debido a diversos factores, dentro de los cuales podemos enumerar: el valor de las commodities (materias primas), el auge de los biocombustibles y la percepción más cercana de la tierra como bien escaso y fundamental en un futuro próximo”, indica un trabajo de la compañía.

En Córdoba, las cotizaciones se recalientan del centro hacia el sudeste, aunque también siguen creciendo los precios de los campos agrícolas en la zona de Jesús María y Villa del Totoral. Los valores orientativos que maneja la Compañía Argentina de Tierras (corresponden a campos con mejoras y extensiones representativas) indican que de una campaña a otra hubo subas promedio de 15 por ciento, con pisos de cinco a ocho por ciento y techos de 20 por ciento.

Zona núcleo. En el área tipificada como Pampa ondulada, que abarca Marcos Juárez, Monte Maíz, Corral de Bustos, Arias (departamento Marcos Juárez) y la zona de influencia de Bell Ville (Unión), los valores van de 7.500 a 13 mil dólares, con picos de hasta 18 mil dólares. La suba interanual rondó 20 por ciento.

Centro-sur. En la denominada Pampa loéssica alta, que cubre campos de Oliva, Hernando, Pilar, General Deheza, Río Tercero, Río Cuarto, Sampacho, La Carlota o Vicuña Mackenna, los precios se ubican entre 5.800 y 12 mil dólares. El alza fue de 15 por ciento.

Centro-norte. La zona Pedemonte oriental sur (Jesús María, San Agustín, Villa del Rosario, Totoral, entre otras) también experimentó un incremento promedio de 15 por ciento. Aquí la hectárea cotiza entre 4.800 y 9.500 dólares.

Sur. Desde Villa María hacia Canals, La Carlota, Laboulaye, Serrano, Del Campillo y Huinca Renancó (Pampa arenosa y loéssica plana), donde coexisten planteos agrícolas, ganadería de carne y tambos, los precios por hectárea pasaron a 4.800/8.500 dólares, con un alza de 20 por ciento.

Este. En el área conocida técnicamente como Pampa loéssica plana norte (San Francisco, Arroyito, Río Primero, Las Varillas y Noetinger), en la que se combina la agricultura con planteos ganaderos de leche, los valores llegan ahora a 3.100/6.600 dólares por hectárea. La suba fue de 15 por ciento.

Sudoeste. En Chaján, Villa Valeria y Villa Huidobro, los precios tuvieron muchas oscilaciones en las últimas tres campañas. Ahora, los campos de la Pampa medanosa valen entre 3.100 y 5.600 dólares por hectárea.

Norte. En la región conocida como Pedemonte oriental norte (Villa de María, San José de la Dormida), donde las producciones de granos coexisten con la ganadería de cría, los precios subieron 10 por ciento. La franja va de 800 a 2.000 dólares.

En cambio, en San Francisco del Chañar o Tulumba, el precio de la hectárea en los establecimientos agrícolas va de 3.000 a 4.500 dólares, mientras que para ganadería, la banda es 400/750 dólares. El aumento fue de cinco por ciento.

Por último, en el área de salinas (zona posterior a la laguna Mar Chiquita y noroeste), destinada a planteos de cría bovina, los precios promedio se ubican entre 80 y 200 dólares la hectárea.
 
Fuente: La Voz del Interior.


Últimas Noticias

Dos días con toda la agricultura de precisión

El 24 y 25 de septiembre se realizará el 13er. Curso Internacional de

Similitudes y diferencias entre los productores argentinos y de EE.UU., según Salvador Di Stefano

A los “farmers” de Estados Unidos, no obstante tener en ciernes una cosecha