Lecturas del fin de semana: La generación que viene tendrá que reinventar su trabajo



Más Sobre:


Relacionadas:


La generación que viene tendrá que reinventar su trabajo (PARA ACCEDER A LA VERSION PUBLICADA POR EL DIARIO CLARIN, HACER CLIC AQUI).

POR THOMAS L. FRIEDMAN COLUMNISTA DE THE NEW YORK TIMES

07/04/13

Cuando Tony Wagner, especialista en educación de Harvard, describe su trabajo actual, dice que es “un traductor entre dos tribus hostiles”, el mundo de la educación y el ámbito empresarial, la gente que enseña a nuestros hijos y quienes les dan trabajo. En su libro Haciendo innovadores: la construcción de los jóvenes que cambiarán el mundo, Wagner sostiene que la educación secundaria y universitaria actual “no agrega el valor necesario ni enseña las habilidades que más importan en el mercado laboral.” Eso es peligroso en momentos en que desaparece el empleo de sueldo alto y calificación media que sostuvo a la clase media en la generación pasada. Ahora hay sólo empleos de sueldo alto y elevada calificación; vale decir, empleos que exigen mayor calificación o que pueden ser realizados por más personas en todo el mundo o que pasan a ser obsoletos más rápido que nunca. Es por eso, sostiene Wagner, que el objetivo de la educación en nuestros días no debe ser que todos los chicos estén preparados para estudiar en la universidad sino que estén preparados para innovar, para agregar valor a lo que hagan.


“En la actualidad”, dice, “como el conocimiento está a disposición de todos vía Internet, lo que se sabe importa menos que lo que puede hacerse con lo que se sabe.


La capacidad de innovar –de resolver problemas de manera creativa o proponer nuevas posibilidades- y habilidades como el pensamiento crítico, la comunicación y la colaboración son mucho más importantes que el conocimiento académico. Como me dijo un ejecutivo: ‘Podemos enseñarles a los nuevos empleados el contenido –y tendremos que hacerlo porque sigue cambiando–, pero no podemos enseñarles a pensar, a hacer las preguntas pertinentes ni a tomar la iniciativa’”.


A mi generación las cosas le fueron fáciles. Teníamos que “encontrar” un trabajo. Pero ahora más que nunca, los chicos tendrán que “inventar” un trabajo.


Sin duda, los afortunados hallarán un primer trabajo pero, dado el ritmo que tiene el cambio hoy, hasta ellos tendrán que reinventar y reimaginar ese trabajo con mucha más frecuencia que sus padres si quieren avanzar en él. Si eso es cierto, le pregunté a Wagner qué tienen que saber hoy los jóvenes.


“Todo joven naturalmente seguirá necesitando conocimientos básicos”, señaló. “Pero aún más necesitará habilidades y motivación. De estos objetivos de la educación, la motivación es el más decisivo.


Los jóvenes que están intrínsecamente motivados –que son curiosos y persistentes y están dispuestos a correr riesgos- incorporarán nuevos conocimientos y habilidades continuamente. Serán capaces de encontrar nuevas oportunidades o las crearán, disposición que será cada vez más importante al desaparecer muchas carreras tradicionales”.


” Enseñamos y evaluamos cosas que a la mayoría de los estudiantes no les interesan y nunca necesitarán datos que pueden buscar en Google y olvidarán ni bien termine el examen”, explicó Wagner. “Debemos centrarnos en enseñar la habilidad y la voluntad de aprender y llevar al aula los tres elementos más importantes de la motivación intrínseca: juego, pasión y determinación”.


“Los docentes”, dijo, “deben preparar a los alumnos para la excelencia en el desempeño, y los directores deben ser líderes educativos que creen la cultura de colaboración que se necesita para innovar. “Los docentes deben ser juzgados por la mejora en el trabajo de los alumnos a lo largo del año, en lugar de por el puntaje obtenido en una sola prueba a fin de año”.


Quise saber quiénes están haciendo bien las cosas. “Finlandia es una de las economías más innovadoras del mundo”, continuó Wagner, “y es el único país donde los estudiantes dejan la escuela secundaria preparados para la innovación. Aprenden conceptos y creatividad más que datos y pueden elegir entre muchas materias optativas, todo con menos horas de clase, poca tarea y casi sin evaluaciones”.

Copyright The New York Times, 2013. Traducción: Elisa Carnelli.


Últimas Noticias

100 becas para Taller Provincial de Capacitación en Biogás

Por iniciativa del INTA Manfredi, PROBIOMASA (Proyecto para la promoción de la energía derivada de Biomasa) otorgará